lunes, 23 de agosto de 2010

El TORO, la casta, Alcurrucén y Bilbao.


Estaba deseando que llegase la feria de Bilbao, para sentir de nuevo, la emoción de ver un toro íntegro y de impecable presentación.
Nunca podía imaginar que la corrida de Alcurrucén diese el juego que luego pudimos ver.
Fueron toros de una imponente presencia y astifinos hasta decir basta.
En mi opinión un conjunto de animales muy encastados y con algo tan hermoso como es la emoción, exigentes y siempre pidiendo el carnet a sus matadores.
Un primero encastado, con una embestida muy fiera,un segundo toro con genio a raudales, aunque con mucha complicación, el 3º, un toro con clase y a más, el cuarto y el quinto digamos que ¨se dejaron¨ más que sus hermanos y el sexto un toro bueno y con una majestuosidad tremenda.
Todos fueron aplaudidos en el arrastre.
A mi personalmente fue una corrida que me gustó muchísimo, puesto que hubo un poco de todo, pero repito, sobre todo, emoción.
Una pena el serio percance de Sergio Aguilar, torero con valor y que me encanta su forma tan transparente de mostrar su toreo y del que sin duda, más esperaba de la corrida, ojalá se recupere muy pronto.
De Barrera, nada que decir y de Bolívar su disposición y que nos deja ver normalmente a sus oponentes, cosa de agradecer, luego su toreo, ya es otro cantar.
Puntuación muy alta para Alcurrucén, ENHORABUENA!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estas son las corridas que tu disfrutas, toro grande y astifino, y si hay desgracia como es el caso mejor.

Enrique Martín dijo...

Iván:
Primero enhorabuena por dos cosas, primero porque te lean cuatro, que ya nos gustaría a muchos y segundo por tener "amiguitos" que van en tu rescate. Ya veo que como decía el otro, "Y vuelya la burra al trigo". De lo que muchos no se dan cuenta es de que existen dos fiestas, la verbenera jaleada por las teles de pago, y de cobro, que sólo ven las excelencias de los figurones. Y la otra fiesta es la del toro, la que ha sido siempre. Yo me apunto contigo a esta última y si a algunos no les parece mal, seguiré leyéndote. Lo de ir al rescate no, porque soy un cobardica y cualquiera sabe como pueden reaccionar unos señores que se meten en estos líos porque no nos gustan sus ídolos y si hace falta te nombran a la madre. Sigue disfrutando de Bilbao

Iván dijo...

Anónimo me parece lamentable que me digas que disfrute viendo desgracias y más de un torero al que tanto aprecio.
La verdad que no se para que gasto tiempo en contestarte.
Enrique, como siempre, lo dejas todo bien claro, MUCHAS GRACIAS.