jueves, 30 de agosto de 2012

Banderillas.

Gaona en un par.

7 comentarios:

Xavier González Fisher dijo...

Iván: No es precisamente "Gaona en un par"... es Gaona en lo que pasó a la historia como el "Par de Pamplona", en la fotografía lograda por Aurelio Rodero Reca el 8 de julio de 1915 en la plaza de toros de Pamplona al toro "Cigarrito" de Concha y Sierra, primero de esa tarde en la que alternó con Serafín Vigiola "Torquito" y Joselito. Fue el segundo par del tercio que cubrió el "Califa de León".

Saludos desde Aguascalientes, México.

Diego Cervera Garcia dijo...

Iván;
A eso se le llama "asomarse al balcón" pero sin tonterías y aspavientos.
Ojo y el gran detalle que con las cámaras que tenían antes poder lograr recoger instantáneas como esta.
Un abrazo

Enrique Martín dijo...

Iván:
Xavier ha contado la historia a la perfección. es precisamente este par uno de los que es difícil comprender, pues tal y como está tomada la foto, es imposible que el torero saliera libre del embroque. Pero luego apareció por ahí una foto desde otro punto de vista, que ya aclaraba las cosas, pero que no le quita ni un ápice de valor al par.
Un saludo

Xavier González Fisher dijo...

Hace algo más de 3 años puse en La Aldea algo sobre la historia de ese par, en donde el mismo Gaona afirma que la fotografía "miente":

http://laaldeadetauro.blogspot.mx/2009/07/8-de-julio-de-1915-nace-la-leyenda-del.html

Saludos de nuevo.

Gastón Ramírez dijo...

Y aquí se nota con claridad como el hoyo de las agujas ha ido retrocediendo paulatinamente hasta, hoy día, encontrarse casi en la penca del rabo. ¿Será porque hoy prácticamente todo se hace a toro pasado?

Iván Colomer dijo...

Gracias Xavier, precisamente me vino a la memoria al leer la historia del par en tu blog.
Saludos a todos!

Jorge dijo...

Tal y como lo ha señalado Dn. XGF, es el monumental 'Par de Pamplona' de Gaona de 1915 y la foto una de las más taurinas de todos los tiempos, al menos en el sentido artístico. Decía el gran Gaona que "la foto miente" por lo imposible en la excelencia del embroque y la exactitud de la colocación. Bueno, humildad y orgullo verdaderos a la vez. En efecto, ¡esto es BANDERILLAS! Gracias por el bello recuerdo. // Atte., Torotino.