jueves, 23 de enero de 2014

El cuento de los tres empresarios y el TORO.


Érase una vez una plaza de toros donde unos aficionados tenían puestas sus ilusiones en la feria de la Magdalena.
Pero más pronto de lo que creían, llegaron  tres empresarios.
El TORO siempre andaba persiguiéndoles para poner en evidencia a aquellos matadores que ellos no querían contratar. 
Para escapar del TORO, los empresarios decidieron hacerse cargo de la plaza de toros de Castellón. 

El pequeño se hizo una casa de paja y quiso acabar de un plumazo con los desafíos, para dejar de lado al aficionado "torista" y poder llenarse el bolsillo, diciendo aquello de: "Castellón abusaba de las ganaderías toristas y los resultados no fueron muy buenos"

El mediano construyó una casita de madera, cómo también quería construir una feria a su manera. Al ver que su hermano pequeño había terminado ya, se dio prisa para soltar lo de:
"Con Castaño el año pasado había poca gente en los tendidos".

 El mayor trabajaba en su casa de ladrillo y ayudaba a rematar las ideas de sus hermanos
- Ya veréis lo que hará el TORO con vuestras casitas y dirá el aficionado con vuestros "chancullos"- riñó a sus hermanos mientras éstos se lo pasaban en grande, aunque se paró a pensar y dijo:
 "Hemos hecho un esfuerzo importante por nuestra parte para que vengan las máximas figuras, ya que hubo un momento en que hasta incluso eran reacias a estar en Castellón. No se sentían cómodas debido a ese ambiente torista".

Entonces, el TORO, hizo acto de presencia y salió detrás del empresario pequeño y este corrió hasta su casita de paja, pero el TORO empujó y empujó y la casita de paja derrumbó.
 El TORO persiguió al empresario por todo Castellón y este corrió a refugiarse en la casa de su hermano mediano. Pero el TORO empujó y empujó y la casita de madera derribó. Los dos empresarios salieron pitando de allí.
 Casi sin aliento, con el TORO pegado a sus talones, llegaron a la casa del hermano mayor.
 Los tres se metieron dentro y cerraron bien todas las puertas y ventanas. 
El TORO se puso a dar vueltas a la casa, buscando algún sitio por el que entrar, mientras en su cabeza no podía quitarse aquello de no estar en una feria donde gracias a él gente de otras localidades venía año tras año a la Magdalena. No creía que las ganaderías que se habían llevado todos los premios posibles se quedaran fuera de esta del 2014 y no podía creer que un acontecimiento cómo era el "DESAFÍO DE GANADERIAS" desapareciese así, por las buenas, incluso llegó a pensar en aquel matador que se alzó con el premio al mejor torero y tampoco aparecía su nombre.
Con una escalera larguísima trepó hasta el tejado, para colarse por la chimenea. Pero el empresario mayor puso al fuego una olla con agua. El TORO descendió por el interior de la chimenea, pero cayó sobre el agua hirviendo y se escaldó.
 Escapó de allí dando unos terribles bramidos que se oyeron por toda la ciudad.
Se cuenta que nunca jamás hubo TOROS en Castellón.
MORALEJA: Si quieres ver toros...TE VAS A FRANCIA!









3 comentarios:

MARIN dijo...

Ivan:
No sabes estos días lo que me he acordado de ti. Todavía recuerdo hace un par de años, cuando coincidíamos en el programa de Radio Morata de Diego Cervera "Pasión por los toros", tu por ser protagonista en primera fila de aquel primer desafío torista y yo por ser cuadriadicto.

Recuerdo que decías haber disfrutado de lo lindo, y sin embargo ahora os quitan todo esto de un plumazo. Así esta la cosa. Y me duele por el Toro, por la fiesta, por el aficionado de Castellón y por el aficionado en general.

En fin, enhorabuena por la entrada y un saludo.

Gloria cantero martinez dijo...

Iván, qué buena metáfora para contar sin tapujos una cruel realidad que nos vuelva a dejar en la más absoluta indefensión.

Qué poco importamos los aficionados, querido amigo!.
Cuántas atrocidades nos quedan aún por ver y sufrir?
En fin, apoyo tu moraleja final y, creo que iré pidiendo el exilio, al menos, espero contar con buena compañía!.

Un abrazo.

pedrito dijo...

Ivàn, me hé permitido traducir tu texto en mi blog, para que los aficionados galos difruten, como yo, y comparten mi placer.

Enhorabuena, y muchisimas gracias