viernes, 9 de diciembre de 2011

Más belleza que muchas de sus faenas enteras.


Dice Castella sobre la suerte suprema que:

“…los toreros no vamos a matar, sino a torear. La gente no quiere ver cómo matan a un toro, sino que quiere ver arte. Y hace parte dentro de ese arte la parte final, que es matar al toro.”

No se si habrá parado el francés a pensar que no todo en una faena es ponerse bonito, pegar pases a diestro y siniestro y arrimarse a un toro, normalmente ya acabado.
No voy a ser yo quién discuta la trayectoria del torero galo, pero a mi personalmente SI me gusta ver matar al toro, entre otras cosas porque matar bien a un toro siempre lo consideraré un arte.
Y como digo en el encabezado de la entrada, la foto tiene más belleza que muchas de sus empalagosas faenas.

3 comentarios:

Diego Cervera Garcia dijo...

Iván:
Como siempre entradas cortas, directas al grano, y sin que pusieses tu firma sabría que eres tú el que escribe.
Pues si Iván, faenas largas, pesadas, empalagosas, y jugando entre los pitones cuando el toro tiene medio metro de lengua fuera. ¿eso es arte? bueno, pues viva el arte.
En fin, la nueva tauromaquia del siglo XXI…. Menos mal que aún nos quedan Urdiales, Fandiños y algunos otros bichos raros sueltos en peligro de extinción.
Un abrazo!!!

Iván dijo...

Muchísimas gracias Diego!
Tú lo has dicho, menos mal que nos quedan otros TOREROS.
Un abrazo fenómenos!

Anónimo dijo...

¿Es Pepe Bienvenida?