sábado, 7 de enero de 2012

No son solo cuarenta pases.


Las fiestas navideñas suelen ser unas fiestas donde me gusta estar tranquilamente viendo y repasando temporadas pasadas. Sin duda Canal Plus toros es una buena opción (aunque necesita mejorar un 90%) para visualizar cosas más que interesantes.
Es tiempo de estar en casa y disfrutar de la serenidad que tal vez no te deja la temporada por esa excesiva velocidad con la que discurre.
Viendo las entrevistas previas a cualquier paseillo e incluso en las entrevistas que hace Canal Plus a algunos matadores de toros y novilleros hay algo que me llama la atención.
Todos ellos buscan lo mismo.
Torear en Las Ventas y que les salga un toro para poder hacerle una buena faena y que este les de la oportunidad de lanzar su carrera y firmar corridas en otras plazas.
La lotería taurina vamos.
Entonces es cuando yo me pregunto si muchos de estos hombres han vivido tardes de toros en Las Ventas como espectadores.
No voy a entrar ahora en la faena de este o la faena del otro, pero Madrid no solo necesita ver una faena de un toro que se deje el morro en la arena y un torero pegando 40 pases "conduciendo" su embestida.
Madrid y su aficionado gusta de ver torear con el capote. Madrid gusta de ver a un torero bien colocado en el ruedo y su disposición durante toda la tarde, Madrid se rinde ante la torería, Madrid valora la forma de andar y mover los trastos.
Madrid goza cuando un torero enseña a su oponente y por supuesto Madrid ruje cuando un hombre se olvida de su cuerpo con la muleta ante el animal.
Por eso Madrid es tan difícil, pero por eso los toreros deberían meter en su cabeza que no solo hay que esperar que les salga ese toro de los 30 muletazos que les va a poner en figura.
Una buena forma de salir a esa plaza debería ser la de creerse torero y ante todo de repasar las faenas de ORO que han dado a sus compañeros esa gloria que todos esperan.
No esa gloria de cuarenta pases de la que al cabo de un rato no te acuerdas.

5 comentarios:

Diego Cervera Garcia dijo...

Iván:
No se puede añadir nada mas.
Pero eso no solo ocurre en Madrid, ocurre en plazas como Valencia, Sevilla, Pamplona, Bilbao, Zaragoza, etc...
Un abrazo

Iván dijo...

Debería Diego, debería, pero siempre pongo a Madrid como referencia ya que para mi es la plaza de primera con mayor exigencia.
Desgraciadamente en las otras aún es más reducido el grupo de aficionados que se preocupan por esos "detalles"
Un abrazo!!!

Anónimo dijo...

Iván, la exigencia de Madrid es cada día menor. Ultimamente se están dando unas orejas de risa, ojalá fuera como dices...

Saludos
J.Carlos

Enrique Martín dijo...

Iván:
Me he emocionado con lo que has escrito por la forma tal perfecta de describir lo que fue Madrid. Ya cada vez queda menos de todo esto, pero una cosa es verdad, cuando surge tal y como lo relatas, Madrid no puede quedarse callado. entonces parece que resurge la afición de siempre, pero como cada vez hay menos motivos para esto, son los isidros y los de los autobuses los que se quieren adueñar de la plaza. Así la están convirtiendo en una más.
Un saludo

Iván dijo...

J. Carlos, Enrique, está claro que esa exigencia ha bajado mucho, pero creerme que aún así queda ese reducido grupo de aficionados que marcáis la diferencia.
No sabéis pese a todo, la suerte que tenéis de ver toros en esa plaza.
Si tuvieseis que verlos por ejemplo donde yo los veo más a menudo (Castellón, Valencia) probablemente lo veríais un poco más como lo veo yo.
Saludos!