domingo, 22 de abril de 2012

Sevilla y un toro de Veragua en Madrid.

El título de la entrada quizás confunda un poco, pero a medida que vayan leyendo, tal vez entiendan algo. O no. Puede que piensen que tengo algo abandonado el blog. En cierto modo es así, pero es que para mi lo más importante no es lo que está pasando en Sevilla, en su feria de abril, por ahora. Importante es para aquellos que les gusta ver torear, muy bonito, eso si, a un hombre frente a un animal que sigue un trapo rojo. Lo lógico sería que escribiese sobre la puerta del Príncipe de Manzanares, de la oreja de ley de Talavante,de la de Esaú, de lo bien que ha estado el Fandi o de la recuperación del Cid.Si quieren a todo este le ponen unas comillas al empezar y otras al acabar y quizás lo comprendan mucho mejor. Pues para mi eso no significa nada. Ustedes me disculpen. Bien es verdad que sí estoy contento con la actuación de Javier Castaño,de la de Joselito Adame, de la actitud de el novillero González Caballero y de la oreja que cortó Antonio Nazaré, pero por lo demás, no tengo nada que decir. Pienso que tal vez, ya esté otra gente para contarles lo sucedido, con mucha más pasión. Así que cómo de momento, no ha pasado nada, yo seguiré leyendo sobre lo que fue la base de la fiesta de los toros. El inicio. Las crónicas de aquellas tardes que yo por lo menos tanto añoro. Una fiesta que por lo visto, nada o muy poco tiene que ver con esta. Llámenme raro pero llevo días disfrutando de "otras historias" Así que cómo no soy egoista, hoy compratiré una pequeña joya de estas que tengo guardadas desde hace mucho tiempo. Más en concreto la pequeña crónica de la lidia de un toro en un "festival de ganaderías" que se celebró en Madrid. Aquí la tienen: Y en segundo lugar salió al ruedo " Vizcaíno" un bonito animal de Veragua, jabonero, cornicorto y corniapretado. y con un morrillo cómo una mesa de café de esa de seis tazas. El jabonero, hace una preciosa salida, engalanado, toma por delante el juego de hulanos y en un abrir y cerrar de ojos hace polvo a dos equinos, matando a dos arres. Llegan después unos valientes capotazos de Hipólito que torea en los medios, aguantando y soportando los ímpetus de Vizcaino. Palmas. Continúa peleando con casta, bravura y poder el de Veragua, admitiendo siete puyazos en conjunto, por 3 caballos patidifusos. Un picador pasa a la sala del árnica y el algodón hidrófilo. Hipólito se muestra valiente y adornado en eso de los quites. Banderillean los subalternos de servicio medianamente bien y sale Hipólito a matar. Después de un molinete y de cambiar al toro de aires al poderoso y fiero jabonero, ataca Hipólito y coloca medio estoque atravesado y delanterillo. Con ese toro y con esos cuernos se podía haber matado mucho mejor. Se echa el Veragua, se levanta, agoniza un rato largo y por fin actua el cachetero. Algunas palmas para Hipólito y muchas para Vizcaíno. Un regalito de la presidencia honoraria, donde se ven algunas de las señoritas con mantón de chinos. No vayan a pensar que con esto quiero volver a ver a aquellos toros destripando caballos. Ni mucho menos. Pero tampoco me gusta ver animales moribundos persiguiendo trapos sin más. Espero me comprendan.

7 comentarios:

Enrique Martín dijo...

Iván:
Perfectamente. Echas de menos el toro y la emoción que provoca cuando aparece en el ruedo. La imagen es preciosa, aunque ninguno aguantáramos el caballo destripado por el ruedo, pero eso es lógico.
Un saludo

Gil de O. dijo...

Gracias Iván por esta aportación. Si desde el primer momento renunciamos a la base de la Fiesta que es el Toro, con todo el protagonismo que ello implíca, renunciamos a la Fiesta misma.
Los taurineros nos llevan años luz de ventaja en esto de las instauración definitiva de su "toreo mierdero". Ahora bien -son pocas las veces- cuando sale el Toro, todo el mundo de acuerdo: claveleros, "yupis" con trajes pardos y brillillo de replanchados, los de pueblo -me incluyo- y hasta el chico de la portera; y por supuesto, los aficionados etiquetados.
Todos menos los G-MIERDAS, SUS MENTORES, LOS TRINCONES Y SUS APODERADOS (Matillas y Vázquez)y algunos de plata que han aprendido a manejar el "twiter" -no sé, si lo he escrito bien- para demostrar su mala educación.
Conforme con Enrique en que a nadie nos gusta lo de los caballos destripados; pero desde una protección razonada a los petos y atalajes actuales, y dentro del reglamento -debe modificarse- media un abismo. El que hay entre la verdad y la mentira.

Saludos de Gil de O.

Anónimo dijo...

Así es Iván, esto está pá salir corriendo, pero al menos estos recuerdos que te agradezco compartas hacen que no olvidemos que sin toro y lidia y por ello sin emoción y riesgo esto es simplemente un circo bochornoso, aburrido, deprimente y vergonzante
Saludos
Pgmacias

Anónimo dijo...

El de la foto, hoy por hoy, no sale ni de novillo en plaza de primera;
y menos en Madrid.

Saludos

VENTEÑO

MARIN dijo...

Pues te comprendemos perfectamente Ivan, por lo menos esos a los que nos llaman "karkamas" o "antiguas" del toreo. A nosotros nos gusta el toro, base principal de la fiesta, y despues que venga "arreando" el que pueda y quiera.

Gracias por la entrada. Un saludo.

MiguelitoNews dijo...

Iván:
Somos unos nostálgicos irredentos, y perseguimos una quimera hoy por hoy inalcanzable, así que tenemos que dejar volar nuestra imaginación en la lectura de tiempos pasados, que puedieran o no ser mejores, fueron, al menos, más puros.
Aunque no tan bonitos.
Un abrazo.
-MiguelitoNews-

Iván dijo...

Vosotros si que sois unos fenómenos con vuestros comentarios.
ABRAZOS! y me alegro os guste el tema.