jueves, 21 de octubre de 2010

El post del Albero.Torista, un gran aficionado.


Hay algo por lo que siento verdadera pasión y no es otra cosa que el seguir aprendiendo día a día del mundo de los toros y que como siempre digo, necesitaríamos dos vidas, para poder saber un poco.
No hace falta que diga que si hay algo que verdaderamente me vuelve loco, es el tema principal de la fiesta, el TORO.
Gracias a internet, he podido ampliar mis conocimientos y estudiar diferentes puntos de vista, tanto de ganaderos,aficionados, periodistas,etc.
Me resulta realmente fascinante ver que hay gente que sabe tanto de dicho tema.
Tengo la inmensa suerte de administrar un foro, en el que hay grandes MAESTROS.
Es de agradecer el ratito que comparten con todos y que aportan esa sabiduría para que otros la podamos disfrutar y debatir abiertamente.
La entrada de hoy la quiero dedicar para uno de esos amigos(lo de foreros queda muy lejano)
Bajo el nick de Torista se encuentra un enamorado del toro, pero ante todo, un gran defensor de los encastes de la cabaña brava.
Leer cualquiera de sus posts es adentrarse en la sabiduría y esa forma tan bella de entender el toro.
Dejo aquí uno de los posts con los que nos deleitó días atrás sobre el toro de Partido de Resina.
Lo dicho, por ti!
En Pablo Romero se han hecho muchos estudios genéticos. Los primeros se hicieron en los 70-80 para solucionar el problema de las caídas. Después se han hecho varios sobre la cuestión que nos ocupa. El ganadero actual hace estudios genéticos cada vez que tiene que hacer un lote de cubrición porque le preocupa la consanguinidad.

Los estudios hechos públicos indican que el único punto en común de la sangre Saltillo y de la de Pablo Romero es el pelo cárdeno. En el resto no se parecen en nada (genéticamente hablando).

Teniendo en cueta que la sangre saltillo es muy dominante y en cualquier cruce impregna lo que toca, el misterio es aún mayor. Además, en las vacadas de sangres mezcladas es mucho más fácil que genes nuevos arraiguen que en las genéticamente puras. Los genes del pelo cárdeno son muy dominantes, de modo que en cuanto haya un porcentaje no muy alto en sangre, enseguida se manifiestan. También se observan toros muy asaltillados de cara y cuerna en Pablo Romero, pero donde más se ve es en las vacas, que hay algunas que parecen saltillas.

Lo que más me inclina a pensar en la intevención de la sagre Saltillo es la armonización del toro de Pablo Romero a partir de 1930. Pasó a ser un toro cárdeno (los últimos berrendos en negro desparacieron en 1960 y todavía sale algún listón y algún mulato que son reminiscencias jijonas), hondo, pechos fuertes con costillares arqueados, cabos fuertes, anchos de frente y con encornaduras en forma de gancho (como los antiguos toros de Gallardo pero más cerca de tierra). Sin embargo, enseguida se acercaron al suelo, se acortaron sus manos y se acható la cara, ensanchándose el morro y los ojos se colocaron en una posición muy alta y son típicamente rasgados. Lo único que no ha cambiado del toro de Pablo Romero es la cortedad de su cuello, que es una reminiscencia de sus orígenes menos evolucionados.

También se armonizó su comportamiento, pasando a ser toros más nobles para la muleta pero espectaculares en varas, como fueron siempre.

Es posible que, como la intervención de los sementales de Saltillo fuera muy puntual, los mejores genes de esta sangre quedaran fijados y el resto se conservaran hibridados con otros de las sangres anteriores.

5 comentarios:

Enrique Martín dijo...

Iván:
Que lección más aprovechable de los Pablo Romero.
Un saludo

Gil de O. dijo...

Quisiera hacer una aclaración al respecto o simplemente expresar mi punto de vista. No creo que se tratara de sementales, sino de un semental. Sería demasiada coincidencia que todos dieran, de haber sido varios, esa hibridez genéticamente comprobada por José Luis Algora.
Así lo tengo entendido. Tampoco es precisa la fecha en la que entró en la Casa Pablorromero aquél semental. Por un buen amigo (Antonio "El Pipo") de siempre tuve entendido que dicho semental fué prestado.
Pudo haber sucedido que siendo del gusto de la propiedad, tanto el pelo como el tipo regular obtenido, se cargara toda la cubrición de forma acelerada sobre sementales ya en esa linea,por lo que la consanguinidad, la degeneración y empobrecimiento del encaste, insisto híbrido y mal conducido -lo híbrido es más consistente- no daba lugar a dudas de que esos fenómenos habrían de aparecer.
Con sesenta vacas que le dejaron a la actual propiedad, y un buen número de pajuelas, presuntamente sanas de toros sementales que enseguida hubieron de ser sacrificados en posteriores saneamientos, me permiten afirmar que no lo tiene fácil Don José Luis.
Mi memoria me lleva, a los años 50/51 del pasado siglo, a la plaza de toros de Villanueva del Arzobispo (Jaén) en la que con siete "novillos cerraos" de Pablo Romero, con treita arrobas de canal algunos de ellos, se la hubieron los Peralta, Mariano Carriles, Chiquilín y Chicuelo II, que la formaron; supongo que arregladitos; y teniendo su entrepelaillo, todavía no eran cárdenos. La mejor novillada que he visto en mi vida.

Gil de O.

Emilio J. dijo...

Lo del cruce con Saltillo es un comentario muy extendido, pero tanto Jaime de Pablo Romero como J.L. Algora(que tiene acceso a los libros de Pablo Romero) lo niegan. Siendo este encaste una mezcla de muchos no tiene sentido negar que haya intervenido un encaste más que menos en su formación.

Con respecto al tema del parecido que tienen con los saltillos no estoy de acuerdo, los saltillos tienen hocico de rata (largo) y un tipo algo agalgado mientras que los Pablo Romero son chatos y muy robustos. A los que si que se parecen en algunos casos sobre todo las vacas son a los Buendías, que son Saltillos por absorción con distinto tipo(Joaquín Buendía sacaba los sementales de un núcleo puro de Saltillo que tenía), lo que da que pensar que sí que pudo existir tal cruce.

En fin, es un debate que siempre segirá ahí, y que en mi opinión si que pudo existir tal cruce aunque la aportación no debió ser mucha pues entonces los Pablo Romero humillarían más, embestirian al paso, serían un tanto agalgados, no serían chatos, serían un tanto cornicortos,...

Saludos.

Iván dijo...

INTERESANTÍSIMOS vuestros comentarios.
GRACIAS!

Isabel-19 dijo...

Yo no llego al nivel de los comentarios que preceden. Releyéndolos, saco conclusiones o al menos me suscitan algunas preguntas, que hago a los comentaristas anteriores o para algún otro que lo considere y esté al tanto y nivel de todas estas consideraciones.

Supuesto en el año 51/52 aquellos toros (creo que serían toros, lidiados como novillos) todos eran entrepelaillos, ¿es posible que los propietarios Pablos Romero de entonces se inclinaran por una selección buscando pelo y debido a eso y a la contumaz tuberculosis de esa ganadería, ésta se les fuera de las manos.

José Luis Buendía sacó lo Santa Coloma de tipo, pues los hizo más "acochinaos" y cornicortos (nunca debieron haberlo sido tanto).

Yo creo que ya deberan tener mucho más de sesenta vacas contando las eralas de este año. Vería como bueno, que dentro de encastes afines, probaran sementales con la finalidad de abrir las camadas, que es en definitiva lo que hace raza. Creo de todas formas que al final tendrán que hacerlo. Sacar la ganaderia adelante, puede ser? pero volvería a caer pasadas algunas generaciones.

Lo de las vacas asaltilladas es lo propio, cuando se produce esa situación de hibrido, que transmite los caracteres internos a los dos sexos, mientras que los externos unos van a machos y otros a hembras. Esa puede ser una de las razones por lo que esta ganadería van a sacarla, casi seguro adelante, independientemente de los continuos análisis de genes, al objeto de no dar un sólo paso en falso.

Isabel-19

P/D Seguir comentando sobre todo ésto. Si lo más feo de la actualidad taurina está en las Ferias, y como ya se han terminado. Mejor ésto que el destoreo.