miércoles, 20 de octubre de 2010

Sucedió en el 79.


Frascuelo se ganó con todo derecho un puesto en la feria, por valor y por arte. El madrileño salió decidido a no dejarse escapar la oportunidad y plantó cara con coraje a la muy seria y encastada corrida de Guardiola. Pero lo más importante quizá de la labor de Frascuelo fue que en todo momento le funcionó la cabeza. El domingo hizo un día de perros, con un viento frío y huracanado, que dificultaba enormemente la lidia. Bien, Frascuelo fue el único de los componentes de la terna que supo torear al abrigo del aire, allá por terrenos del cuatro. En el tercero toreó bien a la verónica, sobre todo en dos por el pitón derecho. Con las banderillas clavó dos pares aceptables al cuarteo y medio par al quiebro en el centro del anillo, en el que hizo muy bien la suerte. Con la muleta tardó en centrarse, mediada la faena, logró dos derechazos templados, naturales correctos, dos derechazos más de calidad -v otra serie con la zurda limpia, pero sin vibración. Se superó con el quinto. el sobrero de Guardiola Domínguez, un toro con gran trapío, que tomó una vara larguisima con el mejor estilo. Frascuelo lo recibió con una valiente larga de rodillas, buenas verónicas, en las que largó un poco de tela, y un precioso quite por Gaoneras, en el que provocó la arrancada del toro, arrojando la montera a las pezuñas. Banderilleó con soltura, lo mejor el par de dentro afuera, en el que ganó muy bien la cara del bovino y salió andando con marchosería. Comenzó la faena valiente con pases de rodilla, se dobla a continuación con eficacia y con pases de tirón le cambia los terrenos. Una serie de naturales hondos y templados, el segundo de la serie perfecto-, sigue con buenos naturales, a pies juntos unos, y con la pata alante otros. Derechazos con temple y elegancia y adornos pintureros a muleta plegada.Un triunfo legítimo el de este diestro, que lleva años de lucha contra el toro y la fortuna, y que con todos los peros que le quieran poner, demostró ante una señora corrida que es todo un señor torero.
Foto:Manon.

2 comentarios:

Enrique Martín dijo...

Iván:
Te voy a contar una batallita mía. Imagino que ya te habrás dado cuenta de que soy bastante aficionado al fútbol; pues resulta que en el año 78, el día de la final del Mundial de Argentina, aquella de Kempes contra Holanda, me fui a los toros a ver a un tal Frascuelo que toreaba ese día y recuerdo que por aquellos entonces, también ponía banderillas. No me preguntes por los otros dos, ni que pasó, aunque creo recordar que la cosa no estuvo mlas del todo. Eran mis años del abono de estudiante en la andanada del 3. ¡Juventud divino tesoro!

Iván dijo...

Se agradecen esas batallitas Enrique.
Hombre y un poco de ánimo que no eres tan viejo jeje!
Una suerte el poder haber visto toros en esa plaza desde tan pronta edad!