domingo, 13 de marzo de 2011

Agradecimientos.


Gracias a todos esos ganaderos que a base de tanto esfuerzo están dejando al campo bravo sin casta.
Gracias por hacer un toro rayando lo doméstico. Sin emoción, sin casta, sin bravura, un toro soso y que llega al caballo de "picar" medio muerto.
Hace un tiempo se hablaba del toro-bobo, aquel que seguía la muleta sin ningún tipo de interés, asemejándose más a un carretón ó un perro, que a un animal bravo.
A veces pienso que aquello, comparado con lo de ahora, era todo un lujo.
El 90% de los toros de hoy, ya ni se mueven.
Gracias también a todos esos matadores que eligen este tipo de ganaderías "propicias para el triunfo"
Gracia me hacen a mi aquellos que con su estética "rastafari" nos insultan al entrar en las plazas de toros, con carteles teñidos de rojo y con animales agonizando y que nosotros, buenamente, llamamos antitaurinos.
Al final resultará que estos, son quienes menos culpa tienen de todo.
A todos ellos...GRACIAS!
Menos mal que siempre nos quedarán ganaderos que ante todo, viven por y para el toro y para crear un animal que ponga la diferencia entre la bravura y la domesticación.
En la foto de Burladero, Paquirri en un ceñido pase al primero de Jandilla en Valencia.

3 comentarios:

Enrique Martín dijo...

Iván:
Qué grande y cuanto echábamos de menos tus picotazos y tu "sensibilidad" a favor de los golfos apandadores que están carcomiendo nuestra fiesta. Será desde el sillón de tu casa, pero la razón n te la quita nadie. Cómodo, pero con mucha razón.
Un saludo

José Pastor dijo...

Magnífica ironía. Yo también doy las gracias a todo esos descastadores

Iván dijo...

Enrique, no sabes lo que me alegra ver que estás ahí.
No te puedes imaginar jamás la fuerza que me da eso para continuar, de veras.
Dicho esto, te agradezco que digas desde donde veo la corrida, que nuestro amigo el preguntón debe andar algo mosca.
Cómodo a más no poder, con mi cocacolita y unas PIPONAZO, que tan solo voy a dejar para acudir a la plaza, para ver a Morante(mi debilidad) y a los Adolfitos.
Un abrazo tanto para ti como para José.