martes, 15 de diciembre de 2009

Hoyo de la Gitana.


Divisa: verde y blanca.

Señal: rabisaco en ambas.

Finca: "Galleguillos". 37450 VECINOS (Salamanca).

Propietario: Ignacio, Joaquín y Fernando Pérez-Tabernero Silos.

Finca: "Galleguillos"(Salamanca).

Procedencia: ganadería creada en 1998 por división en herencia de la de Hijos de Ignacio Pérez-Tabernero Sánchez.

Procedencia actual: Santa Coloma-Buendía-Graciliano Pérez-Tabernero.

HISTORIA:

En el siglo XIX D. Fernando Pérez-Tabernero funda esta saga de ganaderos que ha llegado hasta nuestros días. Por un lado une este prestigioso apellido, Pérez-Tabernero, y por otro se lo pasa a sus hijos, los excelentes ganaderos de reses bravas D. Graciliano, D. Argimiro, D. Antonio y D. Alipio que lo llevan con dignidad y con honor allá por donde van.
En 1920, D. Graciliano adquiere un punta muy importante de vacas al Conde de Santa Coloma, línea ibarreña, pero con importantes porciones de Saltillo; de hecho con esa partida de vacas viajaron los sementales “Mesonero” y “ Cristalino”, éste último con el hierro de su hermano el Marqués de Albaserrada, puro encaste de Saltillo.
D. Alipio, «el célebre ganadero de las patillas», al ver lo bravos que eran estos ejemplares que había adquirido su hermano D. Graciliano y el acierto de su compra, adquiere de él un lote importante de vacas con el semental “Hornero” en el año 1924 con lo que empieza a asentar su ganadería que poco después sería demandada en todas las ferias de España y por las figuras del toreo del momento, cosechando grandes triunfos en plazas como Madrid, Sevilla, Valencia, Pamplona, Salamanca, Bilbao...
La Figura del toreo de Salamanca “El Viti” tomaría la alternativa con un toro de D. Alipio, el toro “Guapito” con el que obtuvo un importante triunfo.
D. Alipio lidia en la corrida concurso de la plaza de toros de Santa María de Bogotá, en Colombia, ganando el premio al toro más bravo, que es indultado, ejemplar que fue adquirido por la ganadera colombiana Doña Clara Sierra.
Ya en 1958, D. Alipio empieza a dividr su ganadería entre sus hijos, y es en este año cuando D. Ignacio Pérez-Tabernero Sánchez, hijo del prestigioso criador y padre de los actuales propietarios de la ganadería, empieza a formar su ganadería con vacas y un semental llamado ”Guarrito”.
En 1962 empiezan a lidiarse los primeros productos de D. Ignacio por las plazas de España y Francia, manteniendo la más estricta pureza y fidelidad por el encaste de Santa Coloma, que sigue en la actualidad.
D. Ignacio en 1967 decide refrescar su vacada, y compra a D. Joaquín Buendía (puro encaste de Santa Coloma), en el momento cumbre de esta ganadería, un semental de nombre “Fuentecillo” que padrea varios años.
Empieza, D. Ignacio, a marcarse un camino, un camino que se ve truncado en el año 1992 cuando fallece, pero que sigue tal cual él quería en sus hijos, Ignacio, Joaquín y Fernando Pérez-Tabernero Silos, que se mantienen absolutamente fieles a este encaste, el encaste Santa Coloma, obteniendo importantísimos éxitos y destacándose esta ganadería como de las pocas puras que mantiene la cabaña brava española.
En 2000 deja de anunciarse la ganadería como Hijos de D. Ignacio Pérez-Tabernero y pasa a denominarse como “Hoyo de la Gitana”, un nombre que proviene de la Finca que poseen estos hermanos, Ignacio, Joaquín y Fernando.
Pastan las reses de esta ganadería en las Fincas de “Galleguillos” en el término municipal de Vecinos en la provincia de Salamanca y en la Finca “Gamonal” en Perales del Puerto en la provincia de Cáceres.
Varios ganaderos han elegido hembras y sementales de esta vacada para refrescar sus ganaderías o iniciar las mismas tanto en España como América.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Otra ganadería que, debido a su encaste, ha tenido que irse a lidiar a las plazas francesas. Sabemos de uno que le gustaría mezclar esto con sangre coquilla ¿recuerdas Iván? jaja. Ya te contaré una anécdota que comentó el otro día, en nuestra comida taurina de Navidad, aludiendo a una ex figura que no estaba muy por la labor de matar ganaderías duras.

Un abrazo, J.Carlos.

Iván dijo...

Joder!como para no acordarse.
Esa anécdota ya me la estás contando.Ese si que tiene arte y no Morante.Iba a correr más de uno si por él fuese jaja.
Al final nos va tocar ir a Francia a ver los toros.
Yo la verdad que en estos dos últimos años he podido disfrutar allí en Carcassonne y Vic-Fezensac, pero queda muy lejos.Aunque lo recomiendo a todo el que no haya ido y quizá sabrá lo que sienten allí hacia el toro.Todo un ejemplo a seguir.
Un abrazo Jose.