martes, 8 de diciembre de 2009

La tienta.


Es la prueba más importante de cuantas se hacen a los animales para medir su resistencia y bravura. Procede, como otras labores camperas, de finales del siglo XIX y se generalizó a principios del siglo XX. Se realiza en una plaza que lleva su nombre, plaza de tientas, cuadrada o redonda y de tamaño mucho menor que el de las plazas de toros y es un remedo de la suerte de varas o pica, en la que se emplea una puya mucho más pequeña que la reglamentada para las corridas. La respuesta del animal al dolor, su reiteración en la embestida y su resistencia bajo el caballo permiten al ganadero prever las cualidades de cada uno. Los becerros o erales no deben ser toreados jamás*, sino tan sólo ser llevados al caballo. De lo contrario quedarían inútiles para la lidia, pues una de las características de los toros bravos es que aprenden, es decir, una vez que toman un capote no lo olvidan jamás y en el caso de salir luego al ruedo distinguen con precisión al torero del engaño, con el consiguiente peligro para la vida de aquél. Las vacas, sin embargo, es más que conveniente que sean toreadas, y mucho, a fin de medir la calidad y la cantidad de sus embestidas.

*Añado lo que nos comenta el amigo Oscar y que yo no puse suponiendo que se daba por sabido.
Gracias Oscar.

Simplemente comentarte, que cuando se tientan machos, efectivamente se hace una primera prueba en el caballo, citándolos y poniéndolos en suerte con ramas (nótese por cierto, la dificultad que ello conlleva).

Pero no es cierto que jamás se les toree: Si superan la tienta en el caballo (que normalmente es muy exigente -o debería serlo) habitualmente son toreados de capa y sobre todo de muleta, para confirmar las condiciones del futuro semental. Como bien dices, un eral toreado queda inutilizado para la lídia (en argot se dice "quemar el novillo") y por tanto el animal que no supera la tienta en la muleta es enviado al matadero.

3 comentarios:

Oscar dijo...

Simplemente comentarte, que cuando se tientan machos, efectivamente se hace una primera prueba en el caballo, citándolos y poniéndolos en suerte con ramas (nótese por cierto, la dificultad que ello conlleva).

Pero no es cierto que jamás se les toree: Si superan la tienta en el caballo (que normalmente es muy exigente -o debería serlo) habitualmente son toreados de capa y sobre todo de muleta, para confirmar las condiciones del futuro semental. Como bien dices, un eral toreado queda inutilizado para la lídia (en argot se dice "quemar el novillo") y por tanto el animal que no supera la tienta en la muleta es enviado al matadero.

Iván dijo...

Ante todo saludarte Oscar.
Evidentemente tienes razón pero no lo puse porque se supone que estamos hablando de animales que no superan la tienta en el caballo.
De todas formas, lo añadiré en la entrada porque así está más completo.
MUCHAS GRACIAS por el apunte.
Saludos desde Castellón.

Iván dijo...

Ya está corregido en la entrada Oscar.