lunes, 25 de enero de 2010

La muerte.


No se la de veces que habré observado esta fotografía.Es brutal!
Es muy desagradable, de acuerdo, pero es algo que forma parte del mundo taurino.
Demuestra la dureza, la tragedia, la muerte, el sacrificio...
En la foto un TORO de Palha y la vida colgando de uno de esos escalofriantes pitones, de un modesto torero.
Un hombre que con tal de abrirse paso estaba dispuesto a enfrentarse con lo que otros no quieren.
Aparte de polémicas, que hubo muchas esa tarde, vimos ante todo una corrida de toros de las que me gustaría ver más veces.
Toros bonitos, con mucha clase algunos, encastados y sobre todo pidiendo toreros.
Me gustó mucho Israel Lancho el año anterior, logicamente con muchas carencias por no haber toreado apenas, pero creo que merecía más oportunidades.
En el 2009 su tarde olía a muerte.
Espero que todo le vaya un poco mejor este año y que si sale a esa exigente plaza, esta vez lo haga por otra puerta, creo que se lo merece.
Supongo que como a otros que no escatiman en morir en la plaza, falta le hace.
Aún hay gente que piensa que Israel no triunfó aquella tarde.
¿Hay mejor triunfo que salir vivo de semejante combate cara a cara con la muerte?
Por la verdad de un hombre y de un toro.

Hay momentos extraños
de miradas horribles,
tenebrosos destellos dorados
de ojos cristalinos.

Existen horas muertas,
dispersas,ciegas,vacías,
en las que el sonido
es un toro respirando.

Ocurren hechos bonitos,
como las faenas perfectas,
una gran estocada,
o una salida a hombros.

Pero tan sólo existe una verdad,
la muerte.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

IVAN GRACIAS POR ACORDARTE DE ISRAEL.
SALUDOS DESDE BADAJOZY SUERTE PARA TODOS
BUEN BLOG
J.L

entradas jose tomas madrid dijo...

No conocía a este modesto torero. Le deseo suerte al resto para que no les ocurra lo mismo.

Anónimo dijo...

Aquel gravísimo percance debe servir para que reflexionemos sobre el estado actual de la Fiesta. Lancho, habida cuenta de su poca experiencia y de lo poquísimo que había toreado hasta esa fecha, no debió estar ante una ganadería que ya fue la triunfadora de los dos años anteriores y que pide los papeles. Ante los palhas debían haber estado toreros más rodados y, por qué no, las figuras. Esas figuras tan idolatradas por muchos pero que, salvo rarísimas excepciones, no se enfrentan a los encastes duros. Está bien que nos muestren sus excelencias técnicas ante toros bodegueros pero también estaría bien que nos mostraran su capacidad lidiadora y su poder ante otro tipo de toros.

Tras aquel percance, tanto Rafael Corbelle como Andrés Vázquez, metieron la pata hasta el fondo con sus declaraciones. Lo que no dijo el ex banderillero es sí cedió al torero los honorarios de aquella fatídica tarde o por qué aceptó una corrida para la que Israel no estaba preparado por razones de inexperiencia. ¿Acaso sólo estaba buscando su propio beneficio económico? Sospecho que sí. Tampoco dijeron por qué pidieron, prematuramente, el cambio de tercio, ese toro debió entrar una tercera vez al caballo.

Espero que este año la empresa le dé dos oportunidades, aunque sólo sea por simple cuestión de sensibilidad, no olvidemos que él lidió al mejor toro de la isidrada anterior: “Aragonés”de Cuadri.

J.Carlos

oscar dijo...

J.Carlos:

Estaba a punto de escribir y me lo has quitado de la boca.

Yo no vi, lo reconozco, lo que sucedió, pero en la mayoría de los sitios que lei la noticia comentaban que el torero estuvo todo el tiempo a merced del toro.

Tienes razón, esto debe hacernos reflexionar acerca de a dónde vamos, porque más allá de la épica y la emoción de aquellos momentos debemos decir muy claro que aquello no debió suceder. Una cosa es el valor y otra la temeridad, una cosa es jugarte la vida realizando algo realmente peligroso y otra perder el control de lo que haces y que todo se convierta en puro azar. En una profesión como esta, consentir que un hombre se ponga delante de un encierro para el que no está preparado está en el límite de lo moralmente admisible.

Este es un mundo que está al revés ¿alguien en sus cabales entendería que en el circuito de Formula 1 de Mónaco, el lugar de Alonso, Raikonen y compañia corriesen chavales apenas salidos de los karts y aquellos solo corriesen en las pistas más fáciles y seguras?. Pues exactamente eso sucede en el mundo de los toros.

Hace ya bastante tiempo (puede que un par de años) escuche por la tele a un extorero-comentarista PRESUMIR de que en toda su carrera nunca había tenido que matar a un Miura. Eso antiguamente sería impensable, todo aquel matador que quería adquirir prestigio y fama tenía que pasar por el trance de las corridas más duras.

Si las figuras estuviesen en lo que tienen que estar, en apuntarse a los compromisos importantes, en las plazas importantes y con las ganaderías importantes, en lugar de aceptar corridas a granel, para matar toritos en plazas que son poco más que de talanqueras, empeñados en batir records (que no sirven para nada) de corridas toreadas en un año, Israel y otros como él podrían haber matado esas corridas en plazas de tercera y haber logrado algo de la experiencia que le faltó ese día.

Anónimo dijo...

HE ESTADO LEYENDO CASI TODO EL BLOG ENTERO
ME GUSTAMUCHO Y SOBRE TODO COMO PERSONA CERCANA A ALGUNTORERO TE AGRADEZCO TANTO LO DE DEISRAEL COMO LO DE MINGO
CONSUELA VER QUE HAY GENTE QUE REALMENTE VALORA LO QUE OTROS NO QUIEREN VER O NO QUIEREN
J.L DE BADAJOZ

Iván dijo...

Muchas gracias J.L creo que te ¨conozco¨del foro y si eres tú aún te lo agradezco más porque se lo que te cuesta escribir, aunque sigo diciendo que no se comen a nadie jeje.Espero que seas tú vaya.
Un abrazo!
J.Carlos, óscar ¿creeis que Israel Lancho volvería este año con la de Palha?
Pensar que es muy duro ponerse con eso, pero y lo duro que debe ser ver el traje de luces guardando polvo qué?
Si lo sé, es una locura, pero comprendo perfectamente a este hombre.
Se que Valentín nos lee y me gustaría saber si el volvería a Madrid con la de Moreno Silva.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros, J. Carlos y Oscar,lo que decís fue muy comentado aquella tarde y en los días sucesivos a la cogida…Yo ya expuse mi opinión en su momento, luego, todo se olvida; aunque afortunadamente está este lugar para recordar

En la entrada de Iván creo ver algo más…Pienso que también escribe de lo que es Querer Ser Torero; escribe de esos hombres que no escatiman el riesgo, de los pocos que necesitan ese reto, que lo aman y lo sienten muy adentro desde siempre y para siempre; de aquellos que desean ese misterio
con tanta intensidad, que casi no pueden vivir sin él.
Son diferentes!!
Veo, también, que se refiere a esos Toreros de Verdad que suplican torear, que no gozan de padrino y tienen que enfrentarse a semejante desproporción. Veo que se refiere a la injusticia, incluso a la "injusta" cogida fatal...Pero ellos siempre quieren regresar...
Insisto, hay que ser muy especial para eso, mucho, porque TORERO no puede ser cualquiera, digan lo que digan; por eso hay tantos que se visten de luces, y tan pocos toreros

Para mí, el Torero debe tener ansías por torear, no por cumplir; tiene "arte" para vivir y sabe entregarlo después en la lucha del ruedo; también tiene que tener el "arte" especialísimo de amar lo que hace, así como el de amar a su eterno compañero: el TORO.
Pero el arte más grande que tiene que llevar un torero en su alma y su mente, esa fantástica facultad que le distingue y engrandece ante los demás, es el Arte de Saber Morir. Y es que todos los que llevan verdad, con experiencia o sin ella, se enfrentan a la muerte cuando se ponen delante de un Toro.
Por supuesto que sí, yo sí creo que mirar esa fotografía forma parte de todo esto; y pienso, además, que el aficionado a las Corridas de Toros tiene que tener la entereza y la fuerza de saber que puede Ver Morir.
Difícil para algunos, lo sé, pero por eso el mundo de los toros y todo le que le rodea, es tan especial y “elitista”. Desgraciadamente?? tal vez
Lo demás, para mí, es fiesta descafeinada dirigida a las masas, puro Negocio descarnado y muy turbio…
Sí, para mí Ismael Lancho triunfó aquella tarde; y el ganadero, también
Gloria

Oscar dijo...

Yo no se si Israel Lancho va a estar este año con los Palha... de la empresa de Madrid puedes esperar cualquier cosa, nunca se sabe.

No me gustaría personalizar mi comentario en Israel Lancho, de hecho "usaba" a Israel en el anterior para pedir un poco de reflexión acerca del estado actual de la fiesta en determinados aspectos.

Se debe poner un poco de cordura en este mundo de los toros, porque creo que poco a poco se ha ido dando la vuelta a todo esto hasta que hemos llegado a un punto en que las cosas parecen discurrir en sentido contrario al que la lógica dice que deberían.

Desde mi punto de vista, la situación lógica sería aquella en la que las figuras consagradas, aquellos toreros más prestigiados y preparados, toreasen en los compromisos más importantes y con un ganado de dificultad (entiéndase casta) acorde a sus supuestas cualidades en busca, lógicamente, de una mayor gloria y prestigio. Los toreros más modestos estarían presentes en compromisos menos exigentes, con ganado menos comprometido a costa de una menor repercusión y fama y, desde estas posiciones, a base de trabajo y esfuerzo, ganarse el derecho a alternar con los grandes; de esta manera, en plazas de menos compromiso, al tiempo que hacen méritos, ganan en experiencia y oficio.

Pero las cosas realmente son al revés, las figuras parecen haberse ganado el derecho a estar con las reses a las que menos hay que poder; relegando a los modestos a vérselas con ganado muy exigente haciendo méritos para que, curiosamente, tengan la "fortuna" de verse en situaciones cada vez menos comprometidas. El resultado de todo esto (unido a que los toreros -unos y otros- cada vez lidian peor) son los sustos, toreros descompuestos en la plaza, toros haciéndose dueños de la situación etc.

En resumen, mientras en la mayoría de las profesiones y oficios, el profesional evoluciona (o al menos aspira a ello) hacia escenarios de mayor prestigio y mayores ingresos pero necesariamente a costa de mayores exigencias y responsabilidades, en este mundo tan particular que es el taurino, el profesional asciende en su carrera logrando mayor prestigio e ingresos pero, paradógicamente, con menores exigencias y dificultades, dejando los compromisos de mayor exigencia a los menos preparados.

Dice Gloria que cuando se va a la plaza uno tiene que saber que puede ver morir y tiene razón, lo demás es un circo descafeinado igual que el que pretenden los que quieren ponerle belcros a los toros y suprimir la sangre. Pero una cosa es que exista la posibilidad y otra plantarse delante de un toro sin estar capacitado para controlar la situación, una cosa es un accidente y otra que salir ileso tenga más que ver con el azar que con tu capacidad para ello.

La solución a este sesaguisado no la conozco, pero intuyo que si hubiese una mejor formación, si hubiese más novilladas con y sin picadores, si las figuras no copasen de forma absurda cientos de festejos (hasta en las plazas de talanqueras parece que no merece la pena dar una corrida si no torea alguna de ellas), si las cosas transcurriesen por los derroteros que señala el sentido común habría muchos menos disgustos.