lunes, 10 de mayo de 2010

Los de Aguirre, Rafaelillo y Juan Navazo.


Madrid, domingo, 9 de mayo de 2010.
Se lidiaron 5 toros de Dolores Aguirre,bastante desiguales de presencia, mansos pero con casta en general (el segundo fue la excepción)
Se lidió también un toro de Fernando Peña (el 5º),muy basto y feote, manso rematado y descastado en lineas generales.
Tres nombres para una corrida muy interesante y llena de matices.Casta, peligro y emoción...casi ná!
Los primeros, los de Aguirre, por la interesante corrida que nos han ofrecido, el segundo por TORERO y el tercero por ese MAGNÍFICO par al sesgo.
Yo he disfruté mucho de la tarde.
Por supuesto que Rafaelillo ha tenido algún ¨fallo¨ pero estaba ante los Dolores, si, esos que los demás, no ven ni en fotos y a estos lo de ponerse bonito, como que no.Evidentemente, no gustó cuando el tercero aprovechó l ¨caída¨del animal para echarle la puntilla, pero eso no debe enturbira la tarde memorable que el murciano nos hizo pasar.
ME ALEGRO MUCHO, SE LO MERECÍA!
Fdo. Cruz nada y Joselillo acelerado y con mucha falta de ocio, cosa lógica en parte.
Que se recuepere pronto!

9 comentarios:

Enrique Martín dijo...

Iván:
A tu entrada tan precisa y concisa sólo te ha faltado acabar con la expresión "y punto". Y esto por querer añadir algo. Me ha encantado, de verdad.

Enrique Martín dijo...

Iván:
A tu entrada tan precisa y concisa sólo te ha faltado acabar con la expresión "y punto". Y esto por querer añadir algo. Me ha encantado, de verdad.

Iván dijo...

Muchísimas gracias Enrique.
Pues tienes razón y además es una expresión que suelo utilizar a menudo.
Ahora, ya lo has dicho tú y punto!
Un abrazo y GRACIAS!

Anónimo dijo...

Por fin una tarde de Toros
Me alegro por Dolores Aguirre, Ganadera honrada, autentica amante y total defensora de las Corridas de Toros; y también por Rafaelillo, Torero de Verdad. Nunca me cansaré de decirlo.
Gracias por las esperanzas que generáis

Iván, yo también me quedo con lo que has dicho, “y punto”.

Saludos de Gloria

Iván dijo...

Gloria, no veas lo que me acordé de tí.
Sabía que tú también deseabas ver una tarde de TOROS.
Un beso!!!

Anónimo dijo...

La de Dolores Aguirre consiguió quitarnos el mal sabor de boca que teníamos después de unas tardes soporíferas donde el ganado brillaba por su ausencia.

Me gustó Rafaelillo, lo de menos es si merecía o no las orejas, lo importante fueron las sensaciones. Algunos han medido su actuación como si estuviera delante de un toro bodeguero, pero no fue así, delante tuvo un par de tíos. Es cierto que pudo haber defectos en las formas pero no es menos cierto que fue una tarde donde el viento molestaba bastante y, en esas circunstancias, no se le debe medir con el mismo rasero. Me gustaron mucho los doblones de salida con el primero, algunos muletazos de mano baja para enseñar al toro quien es el que manda y ciertos retazos de arte que dejó en el cuarto. Es cierto que debió entrar de nuevo a matar al cuarto pero quiero entender que es un torero que necesita tocar pelo en Madrid y no creo que se le pueda reprochar nada. Las orejas, repito, es lo de menos. Si me llama, y mucho, la distinta vara de medir que exhibe el señor Muñoz Infante en el palco según con qué torero. La semana pasada denegó la oreja a Sergio Aguilar, después concede una a Curro Díaz con menor petición y de nuevo deniega la primera de Rafaelillo, aunque hubiese compensación en la segunda. Un presidente debe ser coherente, sobre todo en Las Ventas.

Fernando Cruz no tuvo lote pero es bien cierto que debió dar un paso adelante, habida cuenta de su situación. No creo que esté en buen momento, ya tuvo un buen toro en la de Partido de Resina y no supo sacarle “partido”. De acuerdo que el quinto era una burra, pero algo más pudo sacar de la burra si no le hubiera ahogado y le hubiera dado los tiempos que necesita un toro flojo.

Joselillo estuvo dispuesto pero por debajo de un buen tercer toro. El sexto era un tío, no en vano eran cinco años y medio los que tenía, pero es cierto que se le hizo una lidia horrorosa y aprendió más, aparte de lo que ya sabía. Los derribos fueron más por puro poder que por bravura. Todos sentimos que había peligro, quizás Joselillo no supo entenderlo bien y de ahí la cogida. Le deseo una buena recuperación y que vuelva por sus fueros en el manejo de los aceros.

Por cierto, cómo se está notando el cambio en el peto de los caballos. Los ganaderos están de enhorabuena y, por qué no decirlo, la afición también. A ver si de una vez, se quedan en la profesión los picadores que verdaderamente valen y se retiran los que tantos disgustos no han dado tarde tras tarde en la suerte de varas.

Juan Navazo excelente en banderillas y en la lidia al quinto. Enhorabuena.

J.Carlos

Iván dijo...

J.Carlos ESO ES UNA CRÓNICA y lo demás, tonterías jeje.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Iván, yo también me acordé de ti; y mucho…!!

Un Beso de Gloria

Anónimo dijo...

J. Carlos, coincido totalmente contigo en la visión de lo acontecido en el ruedo. Y también sobre lo que has dicho acerca de las “varas de medir”; tanto las que algunos usan con tanta crudeza frente a Rafaelillo, un Torero que toreó dos TOROS, como en las que utiliza la presidencia dictadora que estamos sufriendo por parte de Muñoz Infante.
La verdad, es desesperante

Un saludo
Gloria