viernes, 27 de noviembre de 2009

Las peleas los toros.


La foto es de SANCHEZ-LOPEZ.Desde el Tendido 6.



Al principio son «juegos de niños», pero a medida que el macho se va haciendo mayor, y coincidiendo con la llegada de la primavera o con la madurez sexual del novillo, estas riñas se van convirtiendo en peleas más serias.

Dependiendo de las ganaderías o los encastes, las luchas o peleas entre los toros suelen ser distintas. El instinto combativo en los encastes procedentes de Saltillo y Santa Coloma -por citar troncos originales- no es el mismo que el de los procedentes de Parladé. Un caso aparte, por único y diferente, es el de Miura.

El genial y famoso ganadero Antonio Pérez - Tabernero, cuando se refería a las peleas de sus toros parladeños, y las diferenciaba de los santacolomeños de su hermano Graciliano, decía: «Mis toros discuten; los de mi hermano se matan».

Con estas pocas palabras del ganadero de San Fernando, llenas de ingenio y gracia, queda claro que los gracilianos peleaban a muerte, y los «apes» suyos no llegaban a finales tan dramáticos.

Aunque los machos bravos se pegan a todas las edades, cuando las luchas pueden llegar a tragedia es a la edad adulta de cuatreños. Aunque no es habitual, los toros también pueden «pegarse» en invierno. El verdadero riesgo comienza a primeros de marzo, con la llegada de los primeros calores de la primavera. Es entonces cuando el mayoral debe estar muy pendiente de todo lo que ocurre en el cercado de toros de saca, especialmente a la caída de la tarde.

3 comentarios:

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

Esa foto me suena...
¡Genial la frase de AP!

Iván dijo...

Perdón Vicente por no poner el origen de la foto.
Grandísima frase sin duda!

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

Tranquilo que no pasa nada porque no lo hubieses puesto. Coge de mi blog todas las que te hagan falta.